Blog

Cómo conseguí contrato con Harmonia Mundi Ibérica

La directora me atendió en zaguán de la puerta y modo de advertencia dijo: tengo dos cosas que decirte, una que no he escuchado tu maqueta y la segunda     es que solo tengo 5 minutos. Entré en un despacho y abrí la cremallera de la guitara: ¿vas a tocar?- dijo- ¿y qué quieres que haga? –le dije con las orejas calientes y rojas de rabia- si solo tienes 5 minutos y no has escuchado la maqueta! A este tipo de acción desde entonces le llamo “dar el guitarrazo”, funcionó entonces y funcionaría más tarde también en El Taller Latinoamericano en Nueva York con Juan Falú. Y así fue como firmamos lo que sería el último contrato de HarmoniaMundi Ibérica. Era el año 2007, las discográficas se desplomaron frente a la avalancha de las descargas por internet. El CD salió pero nadie iba a pelear por él recién nacido así que me fui a Nueva York a probar suerte.Lo tenía claro, la música era muy bella y tenía que defenderla. Me encontré atravesando la puerta trasera del BAM (Brooklyn Academy of Music) donde lo dejé “a la atención del programador”.